Agujetas

Dr. CG García Fontecha
Actualizado diciembre 2012

 

¿Qué son las agujetas?

Se llama “agujetas” al dolor que se nota en la musculatura tras realizar ejercicio físico intenso, excesivo y al que no se está acostumbrado. Se deben a pequeñas roturas musculares que producen inflamación local y dolor. Por lo general, aparecen al cabo de 24 horas y, por ello, en medicina se conocen como “dolor muscular postesfuerzo de aparición tardía” (en inglés DOMS Delayed Onset Muscle Soreness). Se localizan en los músculos que se han sometido a un sobreesfuerzo, especialmente en la zona en la que el músculo se separa de otro músculo y en las zonas en la que el músculo se convierte en tendón.

Al principio el dolor es intenso, pero va perdiendo fuerza hasta que desaparece a los pocos días. Los niños tienen mucha flexibilidad y resistencia, por ello, las agujetas son más raras en ellos que en los adultos y duran menos tiempo.

En ocasiones, y especialmente en las pantorrillas, pueden llegar a provocar un dolor muy intenso con limitación funcional para caminar. En estos casos los estudios por resonancia magnética ponen de manifiesto edema muscular que puede afectar a varios grupos musculares, siendo más frecuente en los gemelos (pantorrilla). Los dolores pueden llegar a mantenerse hasta tres meses.

 

¿Cómo prevenirlas?

Para prevenir su aparición, lo más importante es que el niño caliente bien la musculatura antes de hacer ejercicio, y que vaya aumentando la actividad de forma paulatina. También es recomendable estirar al acabar el ejercicio, para relajar la musculatura. Es importante hidratarse bien antes y durante la actividad física, para evitar deshidratación que favorece las lesiones.

Tomar azúcar o bicarbonato después del ejercicio ha demostrado no tener validez.

 

¿Qué hacer cuando se tienen agujetas?

Una vez que han aparecido, se pueden paliar con antiinflamatorios como el ibuprofeno o el paracetamol. También pueden ayudar los masajes y el frío local.

Se recomienda llevar al niño al médico en caso de dolor desproporcionado, cuando la zona muscular está extremadamente dura, cuando la maniobra de estiramiento del pie o los dedos hacia abajo resulte muy dolorosa o cuando se acompañe de pérdida de tacto más distal a la zona de dolor. En estos casos la inflamación muscular puede estar provocando un aumento excesivo de la presión del compartimento muscular que podría provocar lesiones irreversibles.

 

BIBLIOGRAFÍA

Stretching to prevent or reduce muscle soreness after exercise (Review)
Herbert RD, de Noronha M, Kamper SJ
The Cochrane Library 2011, Issue 7

AVISO:
Los contenidos de esta página son información general sobre patología ortopédica pediátrica. Esta información no puede considerarse diagnósticos ni tratamientos, por lo que nunca debe suplir la relación médico-paciente y en ningún caso sustituye a la opinión ni prescripción médica resultado de visitas o de pruebas diagnósticas, entre otros. El titular del sitio web no garantiza que la información mostrada esté libre de errores, a pesar de los esfuerzos para velar por su veracidad y actualización. Recomendamos siempre la consulta con el especialista y no nos hacemos responsables de malinterpretaciones del contenido de esta página.