Patrón angular de las piernas del niño

Dr. CG García Fontecha
Actualizado septiembre 2010

 

¿Qué es el patrón angular?

Denominamos patrón angular al aspecto que presentan las extremidades inferiores de los niños al mirarlas desde delante cuando los observamos de pie con las piernas juntas.

Utilizamos el término de rodillas varas o "genu varo" a la postura en la que cuando los tobillos se tocan, las rodillas están separadas entre sí. Las piernas están arqueadas hacia afuera.

Utilizamos el término de rodillas valgas o "genu valgo" a la postura en la que cuando las rodillas se tocan, los tobillos están separados entre sí. Las piernas tienen una disposición en X.

Existe gran variabilidad personal en el patrón angular, pero además va cambiando a medida que el niño se desarrolla.

De forma natural se producen las siguientes situaciones (figura 1):

  • Al nacimiento existe un genu varo normal (hasta 15 grados de media).
  • Hasta los 2 años se produce una pérdida del genu varo hasta quedar las piernas totalmente alineadas.
  • Hasta los 3-4 años se produce un genu valgo progresivo (hasta 11 grados de media).
  • Hasta los 7 años se produce una realineación con pérdida de parte del valgo.

La situación final anatómica es de un genu valgo moderado de unos 7 grados de media, con una variación de +/- 10 grados, lo que significa que es normal encontrar desde un varo leve hasta un valgo moderado.

 


Figura 1: el niño pequeño muestra genu varo (rodillas separadas), hacia los tres años 
muestra el máximo genu valgo (rodillas en X) y a partir de los 7 años muestra la alineación 
adulta, con un discreto genu valgo. Tomado de referencia 2.

 

¿Cómo se valora si el arqueamiento de las piernas es normal?

La valoración debe realizarla un especialista en ortopedia pediátrica mediante una exploración adecuada de las extremidades del niño.

En primer lugar puede medirse la distancia que separa los tobillos en el genu valgo o las rodillas en el genu varo (figura 2).

Consideramos por fuera del límite normal la separación de rodillas por encima de 6 cm o la separación de tobillos por encima de 8 cm.

 



Figura 2: la medición de la distancia intermalelolar (entre tobillos) en el genu valgo no debe ser superior a 8 cm.

 

En segundo lugar se debe explorar el eje de carga de la pierna. Para ello se coloca una cinta desde la cadera hasta el segundo dedo del pie y se comprueba si queda comprendida en la rodilla (Figura 3).

Consideramos por fuera del límite normal cuando el eje de carga queda externo o interno a la rodilla.

 



Figura 3: el eje entre el centro de la cadera y el segundo dedo del pie debe estar comprendido
en la rodilla (no debe colocarse externamente ni internamente a la rodilla).

 

En la exploración debe tenerse en cuenta algunos aspectos:

  1. El aspecto clínico suele empeorar cuando el niño está de pie respecto a cuando está estirado en la camilla.
  2. La flexión de rodilla aumenta el aspecto de genu varo y la extensión de rodilla aumenta el aspecto de genu valgo.
  3. Las alteraciones en el patrón rotacional modifican el aspecto angular.

 

¿Existe un patrón angular en el perfil de las piernas?

Al examinar las piernas de perfil éstas deben estar alineadas y deben poder hacer una extensión completa de la rodilla.

Sin embargo, es posible realizar una extensión hacia adelante de la rodilla más allá de lo normal. Esto recibe el nombre de recurvatum de rodilla (figura 4).

En el niño pequeño y especialmente en el sexo femenino es muy frecuente debido a la gran elasticidad de sus tejidos y articulaciones.

Consideramos por fuera del límite normal cuando el movimiento hacia adelante supera los 20 grados.

También consideramos por fuera del límite normal no poder estirar completamente la rodilla.

 



Figura 4: recurvatum normal de rodilla en un niño. La rodilla se extiende más allá de la extensión completa.

 

¿Cuándo debemos preocuparnos?

El proceso de desarrollo que hemos descrito es habitual y suelen tenerlo todos los niños. Por lo tanto no debemos preocuparnos.

Durante el desarrollo, el niño debe ir adaptándose a un patrón angular y a un patrón rotacional que cambia durante el crecimiento, y es normal que los padres noten que en ocasiones el niño se muestra más torpe y cae con más frecuencia. Ello es normal y no debe preocuparnos.

Existen algunas situaciones que consideramos anormales y que deben ser valoradas por el especialista en ortopedia pediátrica:

  1. Una separación de las rodillas superior a los 6 cm cuando los tobillos están juntos.
  2. Una separación de los tobillos superior a los 8 cm cuando las rodillas están juntas.
  3. Si la rodilla no consigue una extensión completa.
  4. Si la rodilla extiende más de 20 grados hacia adelante.
  5. Cuando existe una asimetría marcada entre una pierna y otra.

 

BIBLIOGRAFIA

1. Lowell and Winters's Pediatric Orthopaedics. Chapter 27. Perry L. Schoenecker and Margaret M. Rich: The lower wxtremity. Raymond T. Morrissy and Stuart L. Weinstein editors. Fifht edition, Volume 2, pag 1060. Lippincott Williams and Wilkins, 2001
2.Practice of pediatric orthopedics. Linn T. Staheli. Second edition. Lippincott Williams and Wilkins, 2001 

AVISO:
Los contenidos de esta página son información general sobre patología ortopédica pediátrica. Esta información no puede considerarse diagnósticos ni tratamientos, por lo que nunca debe suplir la relación médico-paciente y en ningún caso sustituye a la opinión ni prescripción médica resultado de visitas o de pruebas diagnósticas, entre otros. El titular del sitio web no garantiza que la información mostrada esté libre de errores, a pesar de los esfuerzos para velar por su veracidad y actualización. Recomendamos siempre la consulta con el especialista y no nos hacemos responsables de malinterpretaciones del contenido de esta página.