Patrón torsional de las piernas del niño

Dr. CG García Fontecha
Actualizado septiembre 2010

 

¿Qué es el patrón rotacional?

Denominamos patrón rotacional a la situación que presentan las extremidades inferiores en cuanto a rotación hacia afuera o hacia adentro.

Viene determinado por una suma de factores que incluyen la anatomía de los huesos, la laxitud articular y el control muscular.

Como todos estos parámetros cambian durante el crecimiento, el patrón también irá cambiando a medida que el niño se desarrolla.

Como resultado la apariencia de las extremidades al caminar o al sentarse variará.

En el niño pequeño tanto el fémur como la tibia están rotados internamente.

Si el fémur está rotado internamente, el niño se sentará en el suelo o en la cama con las piernas y los pies a ambos lados del cuerpo, en posición que llamamos en W.

Si el fémur y/o la tibia están rotados internamente, el niño caminará con los pies hacia adentro con la apariencia que las puntas de los pies chocan entre sí.

Esta situación recibe el nombre de "intoeing".

 



Postura en W típica de la rotación femoral interna o anteversión femoral

 

A medida que los huesos de la extremidad inferior crecen, se produce una rotación externa de los mismos. Es decir, el crecimiento de fémur y tibia se acompaña de giro hacia afuera.

De esta manera el niño va creciendo y la posición de la punta de los pies va orientándose hacia afuera.

 


Giro hacia afuera de las extremidades inferiores con la edad.
Tomado de referencia 2.

 

¿Cómo evaluar el patrón rotacional?

El especialista debe valorar cuatro aspectos diferentes:

  • Cómo coloca los pies el niño al caminar: hacia adentro, hacia afuera, en qué medida
  • Cuál es el giro del fémur, valorando la cantidad de rotación interna y externa que puede hacer la cadera
  • Cuál es el giro de la tibia, valorando el eje del pie respecto al eje del resto de la extremidad
  • Cuál es la forma del pie: si es normal, si presenta deformidades

En función de estos parámetros comprobará si el patrón es correcto o presenta algún trastorno en fémur, tibia o pie.

 

¿Cuándo necesitarán tratamiento?

Como hemos visto el patrón va cambiando a lo largo del desarrollo y en cada momento tendremos una situación anatómica diferente.

Consideramos patológicos valores de rotación de cadera superiores a 90 grados, asimetrías importantes entre fémur y tibia o entre ambas extremidades.

En esos casos el especialista podrá valorar cuál es el tratamiento más adecuado.

Los dispositivos externos no han demostrado eficacia en el control de deformidades angulares, y tampoco lo ha hecho la fisioterapia.

En general, sólo la cirugía ha demostrado capacidad de resolución de las deformidades angulares.

 

BIBLIOGRAFIA

1. Lowell and Winters's Pediatric Orthopaedics. Chapter 27. Perry L. Schoenecker and Margaret M. Rich: The lower wxtremity. Raymond T. Morrissy and Stuart L. Weinstein editors. Fifht edition, Volume 2, pag 1060. Lippincott Williams and Wilkins, 2001
2. Practice of pediatric orthopedics. Linn T. Staheli. Second edition. Lippincott Williams and Wilkins, 2001

AVISO:
Los contenidos de esta página son información general sobre patología ortopédica pediátrica. Esta información no puede considerarse diagnósticos ni tratamientos, por lo que nunca debe suplir la relación médico-paciente y en ningún caso sustituye a la opinión ni prescripción médica resultado de visitas o de pruebas diagnósticas, entre otros. El titular del sitio web no garantiza que la información mostrada esté libre de errores, a pesar de los esfuerzos para velar por su veracidad y actualización. Recomendamos siempre la consulta con el especialista y no nos hacemos responsables de malinterpretaciones del contenido de esta página.